Otto Engelhardt (Foto: Todos los Nombres).
Otto Engelhardt (Foto: Todos los Nombres).

La investigación desarrollada en archivos como apoyo documental para los trabajos de exhumación de la fosa común de Pico Reja, en el cementerio San Fernando de Sevilla (1), ha permitido vislumbrar el destino hasta ahora desconocido de un hijo del ex-cónsul alemán en Sevilla Otto Engelhardt, que se enfrentó a Hitler y fue asesinado por los franquistas en 1936.
Estos trabajos de exhumación de restos humanos enterrados en dicha fosa común han dado como resultado hasta el momento la localización de 453 cuerpos de personas previsiblemente represaliadas por el franquismo. De todos estos sujetos, que presentan signos evidentes de violencia, 430 han sido ya exhumados, a los que hay que añadir otros diez que habían sido inhumados en ataúdes. Estos son los datos difundidos el 31 de mayo de 2021 por la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que lleva a cabo estas tareas con financiación del Ayuntamiento de Sevilla, la Dirección General de Memoria Democrática del Gobierno central, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la Diputación sevillana. La dirección técnica de estos trabajos corresponde al antropólogo físico Juan Manuel Guijo, con los arqueólogos Jesús Román, Juan Carlos Pecero y Juan Carlos Mejías y las técnicas antropólogas Esther Moragas y Marina Cuevas (2).
Los técnicos han localizado además 1.038 restos en desconexión anatómica, así como 1.289 cuerpos localizados en ataúdes, de los que 1.232 han sido exhumados En este caso, se constatan inhumaciones dobles y en un caso triple (en esta última estadística no se contabilizan los mencionados ataúdes con personas represaliadas). A estas cifras hay que sumar los restos aislados en desconexión anatómica de otros 161 sujetos.
Así pues, el total estimado por este equipo técnico, sobre la base del mínimo número de individuos con diferentes estadios de maduración y crecimiento, es de 2.950 sujetos intervenidos-localizados-registrados, de los que 2.898 han sido exhumados.
Estos trabajos arqueológicos y de antropología física tienen una duración prevista de cuatro años, por lo que continuará la localización de más cuerpos de represaliados por el franquismo.
Una persona previsiblemente enterrada en esta fosa común después de su asesinato pudiera ser precisamente Otto Engelhardt. En el curso de la investigación, hemos conocido además cuál fue el destino hasta ahora ignorado de uno de sus hijos, también llamado Otto. La reproducción del documento que lo prueba se incorporará al archivo digital de la Casa de la Memoria.

Plano de la fosa de Pico Reja (Archivo Municipal de Sevilla).
Plano de la fosa de Pico Reja (Archivo Municipal de Sevilla).

 

Familiares de víctimas de la represión, en la fosa de Pico Reja, el día de inicio de la exhumación, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler).
Familiares de víctimas de la represión, en la fosa de Pico Reja, el día de inicio de la exhumación, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler).

Nacido en Brunswick, en la Baja Sajonia, en 1866, Otto Engelhardt estudió ingeniería y se casó con Anna Holtz, de cuyo matrimonio nacieron dos hijos, Conrado y Otto. Como ingeniero trabajó en la compañía AEG en Berlín y fue director de la Strassenbahn und Electrizitätswerke en Anhalt. Trasladado a Sevilla en 1894, fue nombrado director de la Compañía Sevillana de Electricidad y posteriormente director de la Compañía de Tranvías de Sevilla. Desempeñó el cargo de cónsul honorífico de Alemania en Sevilla, desde 1903 hasta su cese a petición propia en 1919 (3). Aficionado al deporte, organizó partidos de football en esta ciudad andaluza, donde colaboró en la organización de eventos deportivos con José Luis Gallegos, primer presidente oficial del Sevilla Fútbol Club, entidad fundada en 1890 y registrada en 1905 (4). Tras renunciar a su nacionalidad alemana, en 1932 la República española le concedió la nacionalidad española (5). Enfrentado a Hitler, en 1934 publicó el folleto «Adiós, Alemania» con sus barones y fascistas (6). En su residencia de San Juan de Aznalfarache, registró cuatro patentes: un brasero cerrado de combustión continua, un método para la fabricación de madera artificial, unas instalaciones eléctricas protectoras contra robos e incendios y una aguja perpetua de alambre para gramófonos (7), y además fundó un laboratorio de medicamentos, llamado Sanavida (8).
Tras el triunfo de la sublevación en la capital andaluza, Engelhardt enfermó y el 19 de agosto de 1936 ingresó en el Hospital de las Cinco Llagas a causa de una flebitis. En este centro sanitario estuvo ingresado casi un mes; recibió el alta el 12 de septiembre. Ese mismo día se lo llevaron a la Delegación de Orden Público, situada en la calle Jesús del Gran Poder, donde estuvo retenido hasta su ejecución (9). Fue fusilado en aplicación del bando de guerra del general Queipo de Llano (10).
Cabe preguntarse qué destino tuvo su familia. Ya se ha dicho que con su primera mujer, la alemana Ana Holtz, tuvo dos hijos, Conrado y Otto. Casado en segundas nupcias con Mercedes Granados, esta tuvo que convivir tras el asesinato de su marido con los soldados alemanes de la Legión Cóndor que ocuparon su casa (11).
Hemos seguido la pista de Otto hijo. La localización de su destino está relacionada con la investigación de archivos desarrollada para el equipo de la exhumación de la fosa común de Pico Reja. En esta tarea de indagación archivística, tratamos de determinar el número de las personas no fusiladas pero que fueron enterradas en esta fosa común, intercaladas entre las víctimas de la violencia, con el objeto de que sirvieran para concretar una cronología para los grupos de fusilados que estuvieran en su entorno. Así, en el Archivo Municipal de Sevilla se identificaron las personas sin recursos fallecidas por muerte natural cuyos cadáveres fueron conducidos a dicha fosa por los servicios de la beneficencia municipal en varios períodos concretos. Un primer estudio desveló el dato de que 10 cuerpos procedentes de la beneficencia fueron conducidos a esta fosa del 20 al 31 de julio de 1936 y otros 23 en agosto (más una parte de una pierna amputada a un enfermo). Un segundo estudio consistió en la identificación de los cuerpos recogidos por la beneficencia y enterrados en dicha fosa entre julio y diciembre de 1937 y entre enero y julio de 1938: 128 cuerpos en la segunda mitad del año 1937 y 180 en la primera mitad del año siguiente.
Se trataba de personas sin recursos fallecidas en centros de acogida, domicilios particulares, vía pública y río y cuyos cadáveres fueron conducidas a la fosa común del cementerio San Fernando de Sevilla por la Beneficencia Municipal. Entre estas personas se encontraba un hijo del ex-cónsul alemán en Sevilla que se enfrentó a Hitler, Otto Engelhardt, también llamado Otto.
El documento localizado en esta fase de investigación que lo prueba es una orden del Juzgado de Instrucción a la empresa fúnebre adjudicataria de la recogida de fallecidos acogidos a la beneficencia para trasladar el cadáver de Otto Engelhardt Holtz al cementerio de San Fernando el 7 de enero de 1938. Este cadáver fue recogido en el segundo piso del número 9 de la calle Ximenez Enciso (12). Era hijo de Otto Engelhardt y su primera esposa, Ana Holtz. Este documento da a entender que la familia del ex-cónsul carecía en aquella fecha de recursos económicos suficientes para poder costear el entierro.
El servicio de traslado de cadáveres de la beneficencia había sido adjudicado en 1934 a Fransico Ponce Díaz (13) para los años 1934, 1935 y 1936. El pliego de condiciones establecía el traslado al cementerio de los cadáveres procedentes de las casas, establecimiento penal o benéfico en que ocurriese la defunción. La empresa funeraria debía disponer de «coche cerrado, con cuatro compartimientos para otros tantos féretros, forrados aquellos interiormente de zinc», y el contratista estaba obligado a facilitar las cajas necesarias para la conducción e inhumación de los cadáveres. El pliego de condiciones estipulaba que los ataúdes serían «de madera de pinzapa, de grueso de nueve milímetros, pintada de negro y escudo del Ayuntamiento». El precio de cada servicio se fijó en 11,50 pesetas.
Este servicio se adjudicó más adelante al mismo empresario, con nuevos socios incorporados, y así el traslado del cadáver de Otto hijo lo realizó en enero de 1938 la empresa Pompas Fúnebres Ponce, Fernández y Alcántara, S.L. Ese mes esta compañía realizó 22 conducciones de cadáveres y féretros al cementerio de San Fernando a razón de 20 pesetas cada servicio, lo que supuso un total de 440 pesetas (14).
Si se confirmara que esta fosa común se siguió utilizando ya bien entrada la guerra, se podría dar el caso de que padre e hijo, ambos Otto Engelhardt, estuvieran en el mismo enterramiento colectivo, sepultados con dos años de diferencia, el padre como asesinado, probablemente sin ataúd, y el hijo como acogido por la beneficencia, probablemente en ataúd.

Cadáveres recogidos por la Beneficencia y enterrados en la fosa común en 1938, entre ellos el de Otto Engelhardt hijo.
Cadáveres recogidos por la Beneficencia y enterrados en la fosa común en 1938 (con datos expuestos en orden cronológico inverso), entre ellos el de Otto Engelhardt hijo.

 

Familiares de represaliados, en la fosa de Pico Reja, el día de inicio de la exhumación, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler)
Familiares de represaliados, en la fosa de Pico Reja, el día de inicio de la exhumación, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler)

Notas
(1) SÍGLER SILVERA, Fernando: Informe 03. Expte. 2019/000400, servicio de exhumación, preservación y custodia de restos óseos y muestras biológicas de la fosa Pico Reja del cementerio San Fernando de Sevilla. Sevilla, Sociedad de Ciencias Aranzadi, 31/8/2020.
(2) ROMÁN ROMÁN, Jesús y GUIJO MAUIRI, Juan Manuel: Informe mayo 2021. expte. 2019/000400,: servicio de exhumación, preservación y custodia de restos óseos y muestras biológicas de la fosa Pico Reja del cementerio San Fernando de Sevilla. Sevilla, Sociedad de Ciencias Aranzadi, 31/5/2021. En enero de 2021 ya se habían exhumado 324 cuerpos: SÍGLER, Fernando: «Sevilla ya ha exhumado 324 cuerpos», Cuatro esquinas, n.º 4, marzo 2021, pág 10.
(3) ENGELHARDT PINTIADO, Ruth: «Otto Engelhardt» (microbiografía). Sevilla, todoslosnombres.org, 12/9/2009.
(4) CASTRO PRIETO, Juan: Orígenes del fútbol sevillano. La olvidada memoria británica. Sevilla, Punto Rojo, 2012, pág 93.
(5) ENGELHARDT PINTIADO, Ruth: «Otto Engelhardt» (microbiografía). Sevilla, todoslosnombres.org, 12/9/2009.
(6) ENGELHARDT, Otto: «Adios, Alemania» con sus barones y fascistas. Sevilla: Tipografía de M. Carmona, 1934.
(7) FONT GAVIRA, Carlos A.: «Otto Engelhardt. Un alemán contra el nazismo desde Andalucía», Andalucía en la Historia, n.º 58. Sevilla, julio 2016, págs 58-61.
(8) ENGELHARDT PINTIAD, Ruth: «Otto Engelhardt» (microbiografía). Sevilla, todoslosnombres.org, 12/9/2009.
(9) ENGELHARDT PINTIAD, Ruth: «Otto Engelhardt» (microbiografía). Sevilla, todoslosnombres.org, 12/9/2009.
(10) FONT GAVIRA, Carlos A.: «Otto Engelhardt. El cónsul que desafió a Hitler», Descubrir la Historia, 2/5/2019.
(11) FONT GAVIRA, Carlos A.: «Otto, el “sevillano” que pidió a Hitler el cierre de los campos de exterminio», El Mundo, 10/5/2019.
(12) Archivo Municipal de Sevilla, Beneficiencia, 1938.
(13) Archivo Municipal de Sevilla, Beneficiencia. Casa Ponce «La Soledad». Establecimiento de Pompas Fúnebres. Oficina central: Arapiles, n.º 2. Sucursal: Alhondiga, n.º 11 (Santa Catalina). Servicio permanente y de beneficencia municipal.
(14) Archivo Municipal de Sevilla, Beneficiencia, 1938.

Inicio simbólico de la exhumación en Pico Reja, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler)
Inicio simbólico de la exhumación en Pico Reja, el 18 de enero de 2020 (Foto: Fernando Sígler)
Compártelo