Se cumple el octogésimo cuarto aniversario de la muerte de Buenaventura Durruti en Madrid. Un hecho que, todavía hoy, está sujeto a controversia, a diversas versiones e interpretaciones. Quizás la mayor certeza sea que la situación actual del conocimiento de lo ocurrido es una de las consecuencias de las políticasSeguir leyendo