El multitudinario éxodo de personas que huían de Málaga por la carretera hacia Almería, tras caer la capital malagueña en manos de los sublevados contra la Segunda República en febrero de 1937, es uno de los acontecimientos más estremecedores de la actuación de los rebeldes contra el régimen constitucional.Seguir leyendo